Crearon un prototipo de “lengua” electrónica para medir la glucosa

Científicos del Cimav crearon un dispositivo que emplea una tira reactiva, en la que se deposita una pequeña cantidad de saliva y dependiendo el cambio de color, determina la cantidad de glucosa en el organismo

Investigadores del Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav) desarrollan el prototipo de una “lengua” electrónica para medir los niveles de glucosa en el organismo, a través de una gota de saliva.

Este dispositivo médico no invasivo emplea un fotodetector para realizar un análisis de los colores rojo, verde y azul (RGB, por sus siglas en inglés) de una tira reactiva, en la cual se deposita una pequeña cantidad de saliva, por lo que, dependiendo del cambio de color, el aparato determina la cantidad de glucosa en el organismo del paciente.

Las tiras reactivas están elaboradas de celulosa (papel) y una mezcla de enzimas que reaccionan cambiando su color cuando entran en contacto con la saliva.

Si la saliva depositada en la tira es baja en glucosa, esta se tornará de un color rosado, pero si la cantidad de azúcar es más concentrada, se tornará de color rojo, y para obtener el nivel de glucosa, el color de la tira es comparado con una tabla en donde se muestran las cantidades estimadas de glucosa en la saliva según su color.

El investigador indicó que este método permite indicar las cantidades de glucosa contenidas en la saliva en un determinado momento, por lo que, si se piensa utilizar para llevar un monitoreo diario, lo indicado es que se emplee en ayuno y sin haber realizado higiene bucal, ya que la ingesta de alimentos y el lavado de dientes pueden alterar las mediciones.

En entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el líder del proyecto, Alfredo Márquez Lucero dijo que este aparato será una valiosa alternativa para las personas con diabetes, pues con frecuencia presentan afectaciones en la piel que hacen dolorosas las punciones requeridas para medir la glucosa en sangre.

El científico explicó que la piel de los pacientes se vuelve sensible, por lo que el proceso para obtener sangre y realizar las mediciones de glucosa se puede tornar en algo sumamente doloroso, ocasionando que las personas dejen de medir sus niveles de azúcar en el organismo, además de que incrementan los riesgos de presentar complicaciones a causa de su enfermedad.

Excélsior.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*