Modifica USCIS las reglas para migrantes que solicitan cambiar su estatus

Un cambio silencioso en la política migratoria de EEUU amenaza a los inmigrantes legales que solicitan un cambio de estatus

El cambio en las reglas procesales de USCIS pasó en gran parte desapercibido, simplemente otra decisión de procedimiento de una agencia del gobierno.

Pero un cambio de política silencioso en los Servicios de Ciudadanía e Inmigración  (USCIS, por sus siglas en inglés) realizado el mes pasado es el siguiente paso hacia una purga nacional de no ciudadanos, informa Quartz en un artículo de Hassan Ahmad.

El 28 de junio, USCIS anunció que los no ciudadanos que soliciten un “beneficio”, como una extensión o cambio de estatus, una tarjeta verde o la ciudadanía, serían colocados en procedimientos de deportación si se les niega ese beneficio.

Durante años, se ha requerido que una condena penal sea la llamada “vía rápida” para la deportación.

Ahora, simplemente perder su petición de extensión de visa, ser acusado de un delito o hacer algo que el DHS considera como un delito (incluso si nunca fue arrestado o acusado) lo coloca en la misma “vía rápida”.

Una vez en el proceso de deportación, el no ciudadano debe demostrar que es elegible para permanecer en los Estados Unidos. No se le proporcionará un abogado; él puede ser detenido, a veces, sin derecho a fianza.

No hay derecho a un juicio rápido, ni hay juicio por jurado.

No siempre es fácil mantenerse al tanto de cada paso requerido y cuándo hay que darlo.

La vida pasa.

Deportar a todos los que no ponen punto en cada “i” y cruzan cada “t” es amenazante. Bajo el nuevo cambio de política del USCIS, el sistema se volverá draconiano.

Si bien USCIS siempre ha tenido cierta autoridad para iniciar procedimientos de deportación, la última guía de política sobre deportación, emitida en noviembre de 2011, se centró en los delincuentes, el fraude y otros indicadores negativos de elegibilidad.

Esa guía ha sido enlatada.

Esta nueva política amplía en gran medida las categorías de “prioridad de deportación” a la mayoría de las personas que intentan navegar un sistema de inmigración complicado y confuso.

Cada vez es más y más difícil cumplir con las leyes de inmigración de EEUU. La ley de asilo está siendo destruida. A los jueces de inmigración se les está robando la poca independencia que tenían, y se les presiona para que ordenen las deportaciones.

Las familias han sido desgarradas para “enviar un mensaje” por el “delito” de ejercer su derecho humano y legal a buscar asilo.

Ahora hay un grupo de trabajo dedicado a quitarle la ciudadanía a las personas.

Millones de musulmanes están legalmente prohibidos de entrar.

La lista de países designados para el Estatus de Protección Temporal continúa disminuyendo, y los soñadores que crecieron en este país permanecen en el limbo.

Los tribunales de inmigración actualmente se enfrentan a una demora abrumadora de más de 700,000 casos, y la administración de Trump se ha quejado extensamente sobre la burocracia requerida para lidiar con ellos.

Paradójicamente, USCIS ahora bombeará otra corriente más de casos, con este cambio de procedimiento.

Con información de Quartz

El Diario de Nueva York.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*