La violencia no es el camino

Por Gustavo Sánchez Prieto

Nos unimos con profundo dolor y con nuestra oración llena de esperanza al hermano pueblo nicaragüense, así como particularmente a sus Pastores, en esta particular coyuntura de su historia.

El Cardenal Arzobispo de Managua, así como su auxiliar y el Nuncio Apostólico en ese país, han experimentado en su persona la que es una triste realidad para los nicaragüenses en general.

La violencia siempre es irracional. O respetamos la vida y dignidad de todos, así se trate de la vida que crece en el vientre de la madre, o estamos en peligro todos. La violencia no es selectiva, no reconoce jerarquías.

El amor en cambio nos abre a todos y distingue, privilegia particularmente al necesitado.

En este momento de dolor y tristeza para el Pueblo y sus Pastores, va nuestra oración, solidaridad y hasta nuestra admiración por ellos.

La Virgen Santa de Guadalupe acompaña su camino de fe y acompañe también el nuestro, en Chihuahua y en México para estar cerca de nuestra gente, particularmente de los más necesitados, que no caigamos en la idolatría de la comodidad, del dinero, del poder.

La Opción.