Consecuencias en la salud al comer hot dogs

Un estudio de la Universidad Johns Hopkins demostró que las personas hospitalizadas por un episodio maníaco tenían más del triple de posibilidades de haber comido carnes curadas

Un análisis de más de mil personas con y sin trastornos psiquiátricos demostraron que los nitratos, productos químicos utilizados para curar carne seca, salami, perritos calientes y otros similares de carne procesada, pueden contribuir al síndrome maníaco, caracterizado por hiperactividad, euforia e insomnio.

Los hallazgos del estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), publicados en la revista ‘Molecular Psychiatry’, descubrieron que las personas hospitalizadas por un episodio maníaco tenían más del triple de posibilidades de haber comido carnes curadas con nitratos que las personas sin antecedentes de un trastorno psiquiátrico grave.

Los experimentos en ratas realizados por los mismos investigadores mostraron una hiperactividad similar a la manía después de unas pocas semanas con dietas con nitratos añadidos. En base a estos datos, los investigadores aseguran que su nuevo estudio se suma a la evidencia de que ciertas dietas y potencialmente las cantidades y tipos de bacterias en el intestino pueden contribuir a la manía y otros trastornos que afectan el cerebro.

El autor principal del estudio, Robert Yolken, profesor de Neuroviología en Pediatría en la universidad americana, estaba interesado en comprobar si la exposición a infecciones como los virus transmitidos a través de los alimentospodría estar relacionada con cualquier condición psiquiátrica. Entre 2007 y 2017, como parte de un estudio en curso, él y sus colegas recopilaron datos demográficos, de salud y dietéticos de mil 101 individuos de entre 18 y 65 años con y sin trastornos psiquiátricos.

Un estudio de estos registros mostró que, entre las personas que habían sido hospitalizadas por manía, aquellos que comieron carne curada antes de la hospitalización tenían un riesgo 3,5 veces mayor que el grupo de personas sin un trastorno psiquiátrico. Las carnes curadas no se asociaron con un diagnóstico de trastorno esquizoafectivo, trastorno bipolar en personas no hospitalizadas por manía o en trastorno depresivo mayor.

Excélsior.