PRD: ¿Trabajo sucio para Morena?

Los perredistas por medio de la senadora Noyola pondrán sobre la mesa el tema de la despenalización del aborto

Por Enrique Aranda

Ahora sí que, contra (casi) todo pronóstico, fue una senadora propuesta por la fallida coalición Por México al Frente, la perredista María Leonor Noyola Cervantes, y no alguna de las muchas morenas que deambulan por los pasillos de la Cámara alta, la exministra Olga Sánchez Cordero incluida, la que primero puso a consideración una iniciativa de reforma constitucional orientada a imponer la llamada ideología de género y lo que la misma trae aparejada: la práctica criminal del aborto y la eutanasia.

Apenas el martes, efectivamente, la potosina favorecida —“de manera indirecta, si se quiere”— por el voto de cientos, miles de militantes del Partido Acción Nacional, elevó a consideración del pleno una reforma constitucional por la cual, sin más, planteó la necesidad de garantizar el “derecho” a la autodeterminación y libre desarrollo de la personalidad, lo que eso implique, la despenalización también de la práctica criminal del aborto hasta las 12 semanas de gestación a nivel nacional y, más, garantizar la posibilidad de una muerte libre y digna a toda persona, esto es, la eutanasia.

La iniciativa de reforma constitucional demudó a los más aguerridos integrantes de la bancada senatorial blanquiazul, supuestos detractores de los polémicos temas pues, en el pasado proceso electoral, defendieron y apostaron a capa y espada por una alianza con el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano cuyos “costos”, hoy, apenas comienzan a pagar, “independientemente” que para muchos, al igual que para no pocos de sus dirigentes de turno, temas como los que aborda la reforma propuesta hace ya no mucho dejaron de ser prioridad en sus agendas legislativas e ideológicas.

Al margen, sin embargo, la sorpresiva propuesta de la senadora María Leonor  Noyola incomodó y, más, “sacó de balance:..” a los más doctrinarios que, en un primer momento, esperaban que fuera alguna de las muchas senadoras proabortistas y proeutanasia miembros de la fracción del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) la que avanzara por esta ruta que, se sabe ahora, el lopezobradorismo había decidido manejar con prudencia, consciente de que la temática es de suyo controversial.

Tanto, que ante la innegable confrontación que la promoción de tales asuntos se prevé pudiera acarrear entre el próximo gobierno federal, en general, y el presidente  electo Andrés Manuel López Obrador, en particular, con sectores conservadores, la Iglesia católica en especial, no faltan ahora quienes en la sede senatorial aseguran que la iniciativa de la potosina podría no ser otra cosa que una maniobra de la fracción liderada por el cuestionado no perredista Miguel Ángel Mancera, con miras a conseguir un poco de oxígeno ahora que, con sólo cinco miembros, el aire se le está acabando.

Excélsior.