Liquidan a 2,400 trabajadores en la Cámara de Diputados

La Cámara de Diputados liquidó a 2 mil 400 trabajadores y les puso candados a quienes quieran ser recontratados: en primer lugar, tendrán que regresar el finiquito; en segundo lugar, deberán aceptar sueldos más bajos y menos prestaciones.

De acuerdo con información obtenida por Excélsior, el proceso de liquidación le costó a la Cámara de Diputados 450 millones de pesos, esto aunado a lo que cada grupo parlamentario pagó por este concepto. En el PAN, por ejemplo, se acabaron los ahorros de tres legislaturas en las liquidaciones de 45 de sus empleados, las cuales costaron 30 millones de pesos.

El personal que fue dado de baja con la entrada de la nueva Legislatura y las nuevas medidas de austeridad implementadas por Morena puede ser recontratado, así lo determinó el Consejo de Administración de la Cámara.

Sin embargo, los integrantes de dicho consejo signaron un acuerdo para que todas las personas que sean recontratadas, primero regresen su finiquito.

Pero eso no es todo, los nuevos contratos se otorgan con sueldos más bajos y con menos prestaciones, así que los que sean recontratados deberán aceptar menos ingresos.

No sólo en el Senado se terminaron los ahorros por el proceso de liquidación, como lo dio a conocer Excélsior, en San Lázaro la situación es similar.

El grupo parlamentario del PAN también se vio en la necesidad de liquidar a casi media centena de colaboradores tras perder al 30% de los diputados que integraron la bancada en la Legislatura pasada, para lo cual tuvo que disponer de los poco más de 30 millones de pesos que ahorraron sus legisladores durante los últimos nueve años.

Los ahorros con los que la bancada panista pagó la liquidación de 45 empleados contratados por el Grupo Parlamentario provenían de las subvenciones de los diputados integrantes de la LXI, LXII y LXIII Legislaturas, quienes aportaron en su paso por el Palacio Legislativo de San Lázaro el 1% de su dieta, dinero que fue puesto a plazo fijo para generar rendimientos y del que ahora no queda nada.

En caso de que los ahorros se hubieran dividido entre los empleados liquidados, cada uno de estos habría recibido 666 mil 600 pesos. Dichos empleados contaban con prestaciones por encima de la ley como seguro de gastos médicos mayores, vales de despensa y de gasolina y premios de puntualidad, además de la retención del Impuesto sobre la Renta (ISR).

De acuerdo con fuentes consultadas por Excélsior, la indicación del líder de la bancada, Juan Carlos Romero Hicks, fue sacrificar a los colaboradores con salarios altos, para no afectar a quienes percibían los sueldos más bajos.

Tras estos ajustes, secretarias, choferes y personal de seguridad se vieron beneficiados con un aumento salarial, para equiparar sus ingresos con los percibidos por el personal contratado por la Cámara de Diputados.

Excélsior.