nano bond hair extensions 16 inch weft hair extensions hair extensions uk hair straightening kit boots how to cut hair extensions into sections remy hair long weave hairstyles 2015 beaded weft hair extensions pros and cons lace wigs headband wigs human hair crown bald spot patch hairpiece hair wigs uk

“La educación superior en México, una mirada hacia el futuro”

Por: Ing. Jorge Arturo Valenzuela Ramírez

Introducción

  Día a día y cada vez más, a pasos agigantados, vemos como la tecnología evoluciona de tal forma que hoy existen artículos de uso diario que apenas hace unas décadas serían solo un sueño, esto sucede a mayor medida en los países que apuestan por la innovación mientras que aquellos países en desarrollo solo se vuelven consumistas de dichas innovaciones.

Uno de los principales booms del momento son las impresoras 3D, con las cuales se predice que  se podrá  fabricar prácticamente cualquier cosa y de cualesquier material, basado en esto, surge la pregunta: ¿Esta México preparado para este cambio? O replanteada mejor, ¿Se encuentra nuestro sistema educativo preparado para este cambio? Adelante trataré de responder estas preguntas.

  Según los resultados del examen PISA 2012, México se encuentra entre los últimos países de los 65 evaluados, considerando que el sistema educativo ha apostado todo por el modelo basado en competencias, mientras que otros países vanguardistas en educación utilizan modelos educativos totalmente diferentes, me queda la duda de si vamos por un buen camino. Aunado a esto y la constante evolución tecnológica en mi opinión si no hacemos un cambio nosotros los docentes y aquellos que diseñan los programas educativos, seguiremos quedando rezagados en cuanto a educación.

  Tomemos esté claro ejemplo de “evolución” tecnológica, las impresoras 3D, se cree en algunos años la maquinaria CNC (Control numérico computarizado) empezará a reemplazarse por estas impresoras, entonces porque si se puede predecir está situación, no se comienza desde ya a formar planes de estudio donde se puedan especializar en diseño e impresión 3D, o modificar para incluir en los programas mayor cantidad de materias relacionadas con software CAD (Diseño asistido por computadora), con resistencia de materiales, incluso con impresión 3D como valor agregado a cada especialidad. Considero que tomar estos “riesgos” a tiempo pudiera evitar caer en el tardío ciclo de evolución educativa que estamos viviendo.  Imaginemos el valor agregado que tendría un arquitecto si además de poder diseñar por medio de planos un edificio, fuera capaz de imprimir su maqueta en 3D, o la diversificación que pudiese tener un ingeniero en sistemas, que además de su amplio conocimiento en programación, bases de datos y redes, pudiera diseñar e imprimir casi cualquier cosa, estamos hablando de mejorar nuestros programas educativos a la par con la innovación tecnológica que el mundo vive periódicamente.

   Hablemos de software CAD, hay una gran variedad de software CAD utilizando por la industria, dentro de los más resaltantes están AutoCAD y SolidWorks, en mi experiencia sobre este último, se puede exportar cualquier modelo para ser interpretado por una impresora 3D y comenzar a imprimir en algunos materiales principalmente plásticos, si bien es cierto que varias ingenierías en diferentes escuelas llevan alguna materia de dibujo técnico o dibujo industrial, no todas lo ven y quizás aquellas que lo ven no le den la importancia necesaria

Durante mi corta experiencia –apenas de un año- como instructor certificado de SolidWorks, tuve la oportunidad de estar al frente de alrededor de unas 100 personas de diferentes edades, cargos y áreas, desde estudiantes y profesores hasta gerentes de grandes empresas en el norte de la república, en las ciudades: Chihuahua, Juárez, Delicias, Monterrey, Torreón, Gómez Palacio, Saltillo y Camargo, impartiendo talleres, cursos básicos y avanzados principalmente de diseño en SolidWorks, pero fuese la ciudad que fuese, siempre se presentaba una constante, aquellos ingenieros, técnicos o empresarios que tomaban cursos, sabían que lo necesitaban, porque era algo que usaban casi día a día en sus labores, mientras que con los estudiantes e incluso con algunos docentes, la situación era un tanto distinta, no todos prestaban la misma atención o entusiasmo por que no siempre lo veían como algo que les pudiera servir, algo de su perfil o incluso por el solo hecho de que no les gustara este tipo de software. Aunado a esto, de esas 100 personas según recuerdo tan solo alrededor de 20 presentaron un examen de certificación para el primer o segundo nivel de manejo de SolidWorks y solo entre 12 y 14 lo aprobaron, si bien para hacer uso del software no es necesario contar con ninguna certificación, el sí tenerla de cierto modo asegura cierto grado de calidad en su manejo y honestamente la calidad con la que se hacen las cosas define en muchas ocasiones desde una posición laboral hasta cerrar enormes tratos con diferentes empresas.

  Es aquí donde nace una de mis inquietudes, como hacer que todos los jóvenes profesionistas se empapen de este conocimiento CAD que hoy en día es muy utilizado por todas las empresas que hacen maquinado CNC entre otras y que próximamente será casi indispensable para imprimir algún producto en 3D, la respuesta que encuentro, según mi opinión, es que debemos hacer un cambio gradual en los programas educativos para que incluyan enfoques más prácticos a cubrir estos huecos y poder aprovechar estas oportunidades que están surgiendo día a día.

  Tomemos datos reales para darnos una idea de lo antes mencionado, existen varios niveles de certificación para el manejo de SolidWorks desde diseño básico y avanzado hasta especialización por módulos, revisemos los dos primeros; según los registros de virtualtester, que es la plataforma oficial de certificación de SolidWorks, al día de hoy 06/03/2016 existe un total de 116679 usuarios certificados en CSWA  (Certified SolidWorks Associate) en todo el mundo, de los cuales 9683 son mexicanos, esto gracias a que muchas escuelas ofrecen la certificación a sus estudiantes lo cual es grandioso, sin embargo, revisando el segundo nivel CSWP (Certified SolidWorks Professional ) que es el más competitivo, encontré que de 59734 usuarios certificados en todo el mundo, 1281 son mexicanos mientras que 2028 son brasileños, 4611 alemanes, 12414 chinos, esto es lo que me preocupa, solo aproximadamente el 10% de quienes se certifican en el primer nivel en México, continúan su preparación en este software, estas cifras se deben mejorar no solo con este software sino con cualquier otro CAD capaz de comunicarse con impresoras 3D.

  Si bien el modelo de aprendizaje basado en competencias propone una amplia cantidad de horas prácticas para los estudiantes, quizá mucho de los contenidos teóricos y aplicaciones vistas sean obsoletas o carezcan de vanguardia, para dar un giro a esto debemos trabajar en un modelo adaptativo y cuyos planes de estudio presenten gran escalabilidad pero no solo partiendo desde viejas bases si no incluyendo las tendencias actuales y los puntos oportunidad que ya se han presentado para la industria. Pensemos entonces, cuántos huecos hay en nuestro sistema educativo, cuántas puertas y ventanas estamos esperando a que otros abran para darnos cuenta que teníamos oportunidad de desarrollar profesionistas de vanguardia, tenemos que hacer algo y tenemos que hacerlo ahora, o seguiremos siendo un país consumista de innovaciones de otros países.