nano bond hair extensions 16 inch weft hair extensions hair extensions uk hair straightening kit boots how to cut hair extensions into sections remy hair long weave hairstyles 2015 beaded weft hair extensions pros and cons lace wigs headband wigs human hair crown bald spot patch hairpiece hair wigs uk

Texas: Financiarán muro fronterizo también con donaciones

McAllen, Texas.- Cuando el gobernador Greg Abbott de Texas anunció la semana pasada su ambición de continuar lo que dejó pendiente el ex presidente Donald J. Trump y concluir la construcción de un muro con valor de varios billones de dólares a lo largo de la frontera con México, muchas personas del estado se sorprendieron.
Un muro es costoso y en Texas, se tendría que cruzar ranchos privados, un terreno difícil y algunas áreas urbanas.
Este miércoles, Abbott reveló cómo va a financiar la obra: a través de donaciones.
Flanqueado por legisladores en el Capitolio estatal, este devoto republicano que ha estado defendiendo sus credenciales conservadoras en los últimos meses, comentó que el estado “estaba interviniendo para concluir el trabajo”.
Sin embargo, su anuncio fue desestimado por los críticos y defensores de la inmigración como un teatro político y un obvio intento por tranquilizar a los votantes de derecha antes de su intento de reelección que será el próximo año.
“Si el gobernador quiere hacerse publicidad en la televisión, puede hacerlo”, comentó David Donatti, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles de Texas. “Realmente no creo que lo haya pensado bien. El gobernador no es un rey. Aquí en Texas tenemos contrapesos”.
Abbott comentó que destinaría 250 millones de dólares de los ingresos generales del estado para entregar el anticipo y contratar un encargado de proyecto que determinaría el costo total y la longitud del muro.
Su postura ocurre en medio de una oleada masiva de migrantes. El mes pasado, hubo 180 mil encuentros entre los migrantes y los oficiales de inmigración a lo largo de la frontera suroeste, desde el Valle del Río Grande hasta San Diego, California, siendo el mayor número en más de dos décadas.
Fuente: The New York Times