nano bond hair extensions 16 inch weft hair extensions hair extensions uk hair straightening kit boots how to cut hair extensions into sections remy hair long weave hairstyles 2015 beaded weft hair extensions pros and cons lace wigs headband wigs human hair crown bald spot patch hairpiece hair wigs uk

Un Gobierno de todos y para todos

Maru Campos

El día de cambio de gobiernos, tanto el estatal como en los ayuntamientos, está cada vez más cerca. Estamos ya a unos días de que los gobiernos electos tomen posesión de las administraciones que la voluntad popular ha puesto en sus manos; y con ello, los nuevos equipos heredarán las responsabilidades correspondientes con sus respectivos problemas.

He dicho ya en otras ocasiones que la mentalidad electoral ha significado en el pasado grandes obstáculos para la formación de buenos gobiernos. Y es por ello que ahora que las nuevas administraciones se encuentran en su línea de arranque, es indispensable tomar conciencia de este conflicto y evitar a toda costa que esto siga ocurriendo de esta manera.

Pero particularmente, resulta fundamental comprender que debemos evitar a toda costa que la mentalidad electoral, los intereses personales, las filias y las fobias de cada personaje en la vida pública, provoquen una división entre los grupos que nos lleve a la inoperabilidad de los gobiernos.

Una vez entrados en el Gobierno, ya no se trata de ponerse la camiseta de un solo color, o de poner en el centro el propio interés partidista; claro, todos tenemos una casa de origen, una ideología y una agrupación que nos ha arropado y nos ha impulsado para llegar a los cargos de servicio público. Sin embargo esto no puede llevarnos anteponer los intereses de ningún partido o de ningún proyecto por encima del bien superior al que todos estamos llamados a servir.

La unidad es una línea típica de todos los discursos políticos, pero gobernantes que realmente hayan buscado alinear las voluntades y los esfuerzos de todos, no es común ni es sencillo.

Por eso hoy es importante para mí dejar claro a la gente que el Gobierno que juntos vamos a comenzar, será un Gobierno en el que sí debe ocurrir esa unidad. Sin duda seguirán existiendo competencias políticas, seguirán existiendo rivalidades personales, y seguirán existiendo afiliaciones partidistas de cada actor político. Pero lo que no puede existir es el olvido de que más allá de todas estas cosas que nos dividen, nos une una sola y misma causa: el bien de Chihuahua.

Es fundamental que todos tengamos la mirada puesta en ese único bien mayor, pues hace falta tan solo mirar un poco hacia el pasado para darnos cuenta de que las obsesiones políticas, las fobias personales, únicamente distraen de ese bien superior. Esa es una tentación que muchos gobernantes tienen, y es una tentación en la que jamás debemos sucumbir. El resultado de no poner todos nuestros esfuerzos en esa misma meta, siempre será la ineficiencia de los gobiernos, el endeudamiento público, el olvido de las necesidades de la gente, y todo ello únicamente terminará por afectar a la vida de la ciudadanía.

La unidad es un fenómeno tan extraño en la política que cuando se logra, es visto con sospecha; la gente comienza a cuestionar por qué razón personajes de la vida pública deciden hacer a un lado sus diferencias y trabajar juntos por alcanzar ese mismo fin que todos compartimos; la cultura electoral, la cultura de la guerra política a la que estamos tan acostumbrados, ha hecho que la alianza auténtica para lograr el bien común sea una acción inverosímil.

Por eso para mí es muy importante comunicar que en este Gobierno siempre existirá la apertura para trabajar con quienes compartan la misma intención de llegar a ese bien común. Por supuesto, esto no significa que estaremos de acuerdo en todo, no significa que siempre cederemos ante la diferencia; en el equipo que tengo el honor de encabezar siempre hemos defendido nuestras convicciones, siempre hemos luchado por lo que creemos que es correcto, pero en todo momento hemos caminado con la conciencia de que siempre será más importante sumar esfuerzos y unir voluntades para alcanzar la verdadera meta: el bien de la gente.

Así que les digo a todos los chihuahuenses: si siempre apoyaron este proyecto, entonces es el momento de sumar esfuerzos para lograr aquello que todos anhelamos; y a quienes en el pasado no han caminado con nosotros, les digo que siempre podemos coincidir en la búsqueda por el bien común.

Sabemos muy bien que los retos que nos aguardan son gigantescos, y siempre he tenido la claridad de que resolver los problemas comunes no es la tarea de una sola persona, pero sí es mi deber crear ese espacio común en el que todos podemos sumar para generar los resultados que necesitamos para nuestro Estado.

El mío será un Gobierno de resultados, resultados que serán posibles gracias al trabajo con toda la ciudadanía; con el consejo, la experiencia y la voluntad de todos. Este será un Gobierno de todos y para todos.
El Diario de Chihuahua.