nano bond hair extensions 16 inch weft hair extensions hair extensions uk hair straightening kit boots how to cut hair extensions into sections remy hair long weave hairstyles 2015 beaded weft hair extensions pros and cons lace wigs headband wigs human hair crown bald spot patch hairpiece hair wigs uk

Jáuregui: ¡Eres insignificante Corral!

José Díaz López

    “Es insignificante”, le dijo Jáuregui a Corral, por lo que este dijo por la supuesta devolución de 10 inmuebles asegurados a Duarte. El motivo por el cual el secretario de Gobierno llamó “insignificante” lo que dijo, es lo de menos, lo más importante es que deja ver el conflicto que  subyace a esas expresiones: Corral  quiere impulsar desde su más profunda soledad un nuevo conflicto contra el equipo de la gobernadora.

   Es evidente que el secretario de Gobierno usó el mejor término para denotar el poder que ahora  tiene él, frente a Corral, que ya es nada frente al suyo. Pues ahora Jáuregui cuenta con el poder político, moral y coercitivo del Estado. La arrogancia y el deseo de venganza de Corral no lo deja medir las consecuencias de su nueva estrategia, al ponerse de “pechito” al enorme poder del nuevo equipo de gobierno.

   Contra toda lógica de poder y pasando por encima de la costumbre seguida por los exgobernadores, que dejan el poder y se van a la mecedora para no interferir en las acciones de sus sucesores, Corral sigue envalentonado queriendo iniciar nuevos pleitos con la gobernadora, como si ello le fuera tan fácil. El ánimo de venganza como su hibris (arrogancia desmedida) lo enferman, lo ciegan para ver su fuerza real.

   Si la idea de la gobernadora era perdonarle sus desfalcos y desvíos de dinero a Corral, ahora es indudable que se le puso de “pechito”, y no hay de otra que llamarlo a cuentas. Quien se opone explícitamente al poder de la gubernatura, es su enemigo.

  ¿Cuándo y con qué fuerzas podría Corral amarrarle las manos y   controlar al influjo de su voluntad, al poder del equipo de Maru Campos?  Maru Campos antes de ser gobernadora derrotó a Corral una tras otra y tras otra.

  Corral debería preguntarse siempre que quiera iniciar otro pleito contra ella: ¿y con qué fuerzas la voy a poner de rodillas bajo el influjo de mi voluntad?  Cualquier estratega con sentido común, es lo primero que se pregunta antes de iniciar una campaña o una guerra.

  Si antes no pudo Corral con Maru Campos, ¡menos ahora!, que tiene en su poder la fuerza política, moral y coercitiva del Estado.

  De ahí que Jáuregui está, en los términos del realismo político en lo correcto al decirle a Corral: “es insignificante” lo que hagas y digas.

  ¿Con qué recursos cuentan las insignificantes fuerzas de Corral para tratar de contener e impedir el ejercicio del poder que tiene nuevo equipo de gobierno?  El hecho de que no se percate Corral de su débil situación, debe andar muy sediento de venganza.

  Lo cierto es que hasta un niño de kínder sabe que las cosas en la confrontación que tenían antes de ganar la gubernatura cambiaron rotundamente. Corral no tiene ni un gramo de poder. Por eso Jáuregui lo llamó “insignificante”, tal cual es, hoy.

  La pelea que Corral quiere ganarle a Maru Campos es imposible en la realidad. El simple hecho de que para el equipo de la gobernadora sea “insignificante” lo que diga Corral, es la justa medida del poder que tiene frente a ella. Es obvio que Maru Campos no está dispuesta a dejarle ni una pizca de poder, ni por un segundo.

Y lo peor para Corral, es que quiere pleito con la gobernadora, pese al enorme desfalco que causó a las arcas públicas, pues miles de millones de pesos no se sabe dónde se aplicaron. Y aun así, percibíamos que lo quieren perdonar o quizás quieren dejarle las investigaciones a las instituciones de justicia competentes.

Sin embargo, con lo que Corral manifestó en su reaparición con el video, ya no hay razones para que la gobernadora no integre las carpetas penales procedentes, y solicitar las audiencias iniciales al exgobernador Corral y/o a los funcionarios que resulten responsables del evidente desfalco a Chihuahua.