nano bond hair extensions 16 inch weft hair extensions hair extensions uk hair straightening kit boots how to cut hair extensions into sections remy hair long weave hairstyles 2015 beaded weft hair extensions pros and cons lace wigs headband wigs human hair crown bald spot patch hairpiece hair wigs uk

Patética defensa de Corral sobre su nacionalidad

GPS / Columna

  Patética y sin sustento alguno la defensa esbozada por Javier Corral en relación al uso irregular de su nacionalidad para ocupar puestos públicos, aun y cuando se encontraba impedido para ello, según se ha evidenciado sin prueba en contrario.

Es cierto que es un derecho constitucional de todos los mexicanos el de contar con alguna otra nacionalidad. Muchos así la tienen, pero no violentan los límites que al respecto ha establecido la Constitución, la ley y su reglamento.

Es decir, un mexicano con doble nacionalidad debe sufrir esas limitaciones, como resultado de una libre elección. No pueden ser estas personas, por ejemplo, Presidentes de la República, diputados, senadores o gobernadores, sin realizar un pequeño pero trascendente trámite denominado certificado de nacionalidad ante la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En ese trámite, el ciudadano debe renunciar a su doble nacionalidad para ocupar un puesto de elección popular, como requisito ineludible.

Se supone que Corral lo hizo, pero decimos se supone, porque anduvo durante toda su trayectoria utilizando dos actas de nacimiento, debidamente documentadas, una obtenida una década después de su nacimiento, falseando su origen, y la otra, mediante un trámite de registro de su acta paseña. Ese certificado de nacionalidad es de 1991…y al parecer con dicho documento se presentó en 2016.

Durante todo este tiempo navegó sin problemas, hasta que debió regresar a la dependencia donde se lleva este control de nacionalidad, la misma Secretaría de Relaciones Exteriores, en busca de un puesto diplomático. Ahí ya no pudo engañar, se le cayó todo el teatrito. Fue la ambición desmedida al final su verdugo.

Como el pecho de AMLO no es bodega, lo desnudó completo en la mañanera de estos días, por el impedimento claro y puntual que establecen las leyes mexicanas, las mismas que le impedían ser candidato y ocupar cargos de elección popular.

Sus dichos en redes sociales son solo eso, dichos, palabrería mentirosa como la que ha utilizado desde hace muchos años, y de la cual existe evidencia muy clara.

Ahora, hasta en sus bienes patrimoniales, frente a notario, mintió, llevando a límites de delito al notario Eduardo Romero. No sería extraño encontrarnos que toda su carrera académica –exigua por cierto y en línea- también está viciada de origen.

Fuente: Diario de Chihuahua.