nano bond hair extensions 16 inch weft hair extensions hair extensions uk hair straightening kit boots how to cut hair extensions into sections remy hair long weave hairstyles 2015 beaded weft hair extensions pros and cons lace wigs headband wigs human hair crown bald spot patch hairpiece hair wigs uk

Disfrutaba el exgobernador Corral espiar a “duartistas” presos en sus celdas

Entrevista exclusiva con Gerardo Villegas

Primera de 2 partes

  Chihuahua, Chih.- El exgobernador Javier Corral Jurado, espiaba a los “duartistas” recluidos en el Cereso de Aquiles Serdán a través de las cámaras de vigilancia mientras estos eran obligados a estar de pie frente a la lente durante la madrugada, en tanto que el exmandatario realizaba reuniones e ingería alcohol. Así lo señaló Gerardo Villegas Madriles, el primero de los 32 exfuncionarios en ser detenido y el último en salir de prisión el pasado 10 de febrero de 2022.

“No sé con qué intenciones lo hacía, el mismo personal del Cereso nos comentaba que se juntaban y decía: mira aquí tengo a estos pendejos, póngalos».

Supuestamente él lo veía en tiempo real, eso no me consta, pero sí nos lo dijeron en el penal. Me paraban en la madrugada, me tenían parado media hora y después me enteraba que se burlaban de mí mientras echaban cerveza. Era un reality show para este cuate. Me acostaba, apagaba la luz y luego me decían que la tenía que prender”.

Tras mil 781 días en la cárcel, Villegas Madriles habló en entrevista exclusiva con El Diario, de las más de 150 audiencias que vivió, los 13 procesos penales que se le iniciaron, 52 procedimientos administrativos, uno fiscal y un aseguramiento, convirtiéndolo así, según sus palabras, en el político perseguido que más tiempo ha permanecido en prisión preventiva.

Pero, además, el entrevistado aseguró que su detención y las que se dieron durante el 2017, fueron una “cortina de humo inventada por Corral para desviar la atención del asesinato de la periodista Miroslava Breach ocurrido el 23 de marzo de ese año y de la situación de violencia que se vivía en Chihuahua.

Cada vez que mataban a alguien o se publicaba una nota que no le gustaba a Corral, significaba una nueva carpeta de investigación para él.

“Cada vez que mataban a una persona nos salía una carpeta, cada vez que salía una nota que no le gustaba al señor nos encerraban. Sólo hay que ver cuando mataron a Miroslava, cuando se registró la balacera en Rubio que duró 3 horas, por allí antes del 20 de marzo y casualmente, a mí me detuvieron el 27 sin carpeta y sin orden de aprehensión y salí en ese momento a nivel nacional por todos lados, ¡claro que era una cortina de humo!”, asegura.

Bajo arresto domiciliario y portando un brazalete electrónico, el exfuncionario reconoce que en algún momento, estando tras las rejas, llegó a pensar en la venganza por la traición vivida, sin embargo hoy día su principal objetivo es demostrar su inocencia, reconstruir la vida que, asegura, le destruyeron en un proceso lleno de irregularidades y del cual solo se conocía la parte oficial.

En Chihuahua, dice Villegas, la presunción de inocencia es letra muerta ya que la manera de actuar de los agentes del ministerio público, del tribunal y de los juzgados de distrito no están enfocados a cuidar las garantías individuales de las personas, sino a vigilar y cuidar garantías procesales.

“Es más importante para un juzgado verificar si tu abogado tenía cédula que vigilar realmente el fondo del asunto del que te estás quejando; tardan años en que puedan entrar a revisar alguno de los recursos que promueves y con tristeza te das cuenta que después de un año terminan resolviendo que era importante que el juez hubiera vigilado que tu abogado tuviera cédula. Estamos hablando de una violación que me tiene en prisión y resuelve que es más importante una omisión que cometió un juez de control que vigilar el hecho del por qué a una persona le quitaste su segundo bien más preciado que es la libertad. El penal está lleno de casos así. He promovido más de 120 amparos y ninguno ha entrado al estudio, todas las resoluciones están enfocadas a cómo ver que hubo una violación procesal, jamás se han hecho cargo de la queja que estoy promoviendo”.

Asegura que, desde el día de su detención, el 27 de marzo de 2017 a las 7:15 horas de la mañana, se ha hablado y emitido cientos de calificativos en su contra sin que en las carpetas de investigación existan pruebas de dichos señalamientos.

“Se ha dicho mucho desde que me detuvieron, que éramos unos corruptos, una mafia y mil cosas más; hoy te digo que no existe una prueba en las carpetas que siquiera señale lo que utilizaron a nivel mediático para socavar mi integridad, imagen y nombre. No voy a descansar hasta que logre demostrar que soy inocente, no debí haber permanecido un solo día en prisión y fueron mil setecientos ochenta y uno. Siempre me he considerado una persona fuerte y que de alguna forma no es fácil quebrarme con este tipo de cosas, pero sí reconozco que al final de cuentas la fortaleza en este caso, un tanto venía de mí, pero fundamentalmente de mi familia. Debo ser el político perseguido con más tiempo en la cárcel”.

Respecto a su condición emocional, señala que intenta mantenerse fuerte, y aunque sí hay tristeza por las cosas vividas, llega un momento en que es necesario darle vuelta a ese sentimiento. Además de la conciencia de que los “amigos” se acaban, se queda solo y no hay nada qué hacer.

“Mi familia no se quebró y yo tampoco. Lo hice por ellos, es parte por lo que adquieres fuerza y sigues adelante. Sí hay tristeza, por supuesto, por toda esa parte donde trataron de socavar mi espíritu y porque, además, te das cuenta que muchos de tus amigos no eran tus amigos y muchos conocidos no eran tus conocidos; que gran parte de la sociedad prefiere vivir en la apatía y en el señalamiento y te das cuenta hasta que lo vives. Por ejemplo, todos creíamos que teníamos penales certificados y resulta que es una burla. Pero llega un momento en que le das vuelta a la tristeza. Es difícil de repente identificar que te sientes contento, no lo estás, porque nos pasaron demasiadas cosas a mí y a mi familia. Nadie me va a regresar los 5 años que me quitaron con mi hijo, cuando me detuvieron tenía 13 y ahorita 18; nadie va a corregir y devolverle algo por la presión y persecución a mi esposa. En el momento que puse una denuncia por tortura la respuesta de la Fiscalía fue venir a catear durante 15 horas la casa con armas largas, amedrentándola y después me dicen, que si quito la denuncia de tortura dejan a mi familia en paz. Es la manera más burda del manejo del poder y las instituciones”.

LA TRAICIÓN Y LA VENTA DEL ALMA AL DIABLO

   Mucha gente se escondió detrás de la cobardía como un deporte diario La figura del exsecretario de Hacienda se convierte de pronto en la imagen de la “traición” a la que se suman, aquellos que se escudaron en la frase “lo hago por mi familia” para señalar a otros.

“Sin duda me sentí traicionado. Es increíble que salieran organismos empresariales a emitir posicionamientos, que saliera el presidente de Derechos Humanos a quien creía una persona recta, vertical. Además, mucha gente se escondió detrás de la cobardía. Yo jamás permitiría que mi hijo me viera como un cobarde que utiliza las faldas de la impunidad para lastimar a otras familias y sin embargo la gente lo hizo como un deporte diario. Hay posiblemente un centenar de testigos en esa tónica y se vanaglorian de decir que lo hicieron por su familia y no entiendo como ponderan ese tipo de valor”.

En el caso particular de Herrera, señala que le parece una mofa que saliera acompañado de su pareja a emitir declaraciones sin tener la calidad moral para ello. Él tenía facultades y atribuciones que debía vigilar y aparentemente no lo hizo.

“Me parece una burla que alguien se siente con su esposa, para que ella le de un cobijo moral que no tiene, y salga a decir que hizo una serie de estupideces y que lo hagas en público porque obviamente no tienes la calidad moral, y utilizas a la pareja para hacerlo.

Pero aun así lo dice: “decir la verdad no es un delito”, ¡Carajo! ¡Claro que era un delito! porque él tenía facultades y atribuciones que debía vigilar y aparentemente no lo hizo. Pero no pasó nada mediáticamente, en las cámaras empresariales, en los organismos que dicen velar por tus derechos, en esta sociedad que siento que Javier Corral Jurado denostó e hincó ante sus caprichos y postura”.

Villegas asegura que fue acusado por cumplir el reglamento de la Secretaría donde trabajaba, y sí, era de su competencia firmar documentos, pero no asegurarse de que se prestara el servicio. Eso le correspondía a alguien más.

“Me acusaron de las funciones que me daba el reglamento de la Secretaría de Hacienda. La acusación que tengo es firmar contratos, son los hechos que narran que hice, pero al final dicen que yo debía haber vigilado que no se pagara si no se había prestado el servicio. Debió haberlo vigilado a quien le correspondía vigilar. El reglamento es muy claro y las competencias de cada quien. A mí me competía firmar, una vez firmado si se presta el servicio o no, no es asunto mío.

Quien lo haya pedido debe vigilar que se dé el servicio. La persona que pagó debió haber vigilado que se prestara el servicio, pero no fue así y no dependía de mi esa persona que pagaba. Casualmente, quienes manejaban el dinero y debían cuidar de él, todos son testigos protegidos, que raro no. En el caso de Jaime Herrera siempre he pensado que ha hecho muchas cosas de las que no nos dimos cuenta y tenía mucho miedo. Yo creo que la ley le da las facultades a él, es su responsabilidad y todo de lo que nos acusan es responsabilidad de él.

Me da la impresión de que este señor no vio salida y vendió su alma al diablo”.

CORRAL TIENE CARACTERÍSTICAS DE DICTA­ DOR; SÓLO CON LA LENGUA LLEGÓ A SER GOBERNADOR

  Olvidaron los señalamientos a la Unión Progreso

  La actuación de Javier Corral, dice, fue objeto de análisis entre los señalados por la presunta comisión de delitos, llegando a la conclusión que tiene rasgos de dictador, pero también algunas habilidades como el hecho de que solo con “la lengua” llegó a ser gobernador del estado.

“Corral es un enfermo patológico. Es hábil porque ha logrado transitar a través de los años con discurso, sin acciones, sin impactos sociales, meramente con lengua el señor logró una gubernatura, no pudo lograr la trascendencia después porque el puesto ameritaba otro tipo de características no solo hablar, decir y creer en lo que estás diciendo. Alguna vez lo platicamos en el Cereso, que tenía todos los rasgos de dictador por la forma en la que manipulaba a la sociedad. La denostó y la hincó ante sus caprichos y postura. Es increíble que haya logrado tal manipulación social del subconsciente colectivo. ¿Es en serio que la sociedad se creyó esto? ¿en serio nadie visualizó lo que pasaba? parecía que él elegía quién era culpable y quién no. Desempeñé una posición en Hacienda que les resultó muy cómoda para inculparme”.

Pero, además, señala Villegas, el discurso de campaña de Javier Corral en el que enfáticamente hablaba sobre el conflicto de intereses que habría, al ser Jaime Herrera, Secretario de Hacienda del Estado y al mismo tiempo presidente de Unión Progreso, se olvidó prácticamente de inmediato al llegar al poder.

“Se trataba de que este personaje era Secretario de Hacienda y presidente de la Unión Progreso al mismo tiempo y había mandado dinero de Hacienda a la Unión Progreso. Era el desvío que se mencionaba.

Casualmente al entrar al gobierno convierten a Jaime Herrera en testigo protegido y se les olvidó el discurso. Luego, casualmente también, éramos los cercanos a César Duarte los culpables. Estoy casado con una sobrina de Duarte ese es mi delito. Sonaba muy atractivo para Corral decir que el sobrino de César Duarte era el que manejaba la Secretaría de Hacienda y desviaba el dinero, pero que casualidad que en la dirección donde yo me encontraba no se manejaba dinero. Yo no pagaba, yo no emitía cheques, yo no controlaba eso y es de lo que me acusan”.

Al sistema de justicia, dice, no le importa contar con los elementos suficientes para demostrar la imputación de un delito, sino que, en su caso, les bastó la declaración de una persona.

“En este sistema no importa, al ministerio público ni al gobierno del estado nunca le interesó tener información que te pudieran imputar, lo único que hicieron fue decir que posiblemente había un desvío, que se firmaron contratos, por tanto, había la posibilidad de que existiera un delito. Una vinculación no significa que seas culpable, es que te están avisando que hay una investigación que se está haciendo donde posiblemente hay hechos que son constitutivos de delito. En Chihuahua te vinculan y eres culpable y por tanto el ministerio público se dedicará noche y día a encontrar la manera de que así sea y la forma más sencilla que encontraron fue la declaración de Jaime Herrera. A todo mundo le ofrecieron inmunidad y los señores declararon lo que quisieron. Finalmente, eso te permite darte cuenta que un tribunal de justicia no es un poder diferente, que los diputados y todo son parte de los mismo”.

LOS AMIGOS SE TERMINARON, DE DIEZ QUIZÁ SÓLO TRES APOYARON A MI FAMILIA

«No me duele, me puede haber sido tan miope en ese sentido»

El dicho popular reza que en la cárcel y en la enfermedad se conoce a los amigos. Gerardo Villegas pudo confirmarlo y le sobraron dedos de una mano para contar a quienes permanecieron o le brindaron ayuda. La gente, dice, goza señalando al otro, pero eso es algo que ahora, ya no le importa.

“De diez amigos quizá quedaron tres, que no estuvieron detenidos y que siempre estuvieron pendientes de mi familia. La gente goza el señalamiento hacia el otro. Mediáticamente la única persona que hizo un posicionamiento a mi favor fue Olga Leticia Moreno, se lo agradezco infinitamente y estará en mi corazón toda la vida. A lo mejor era necesaria la limpia, al final te das cuenta que las personas a las que les abres tu casa no necesariamente son tus amigos. No me duele, me puede quizá haber sido tan miope, poco perceptivo en ese sentido porque por eso puse a mi familia en esa posición. Si hubiera entendido cuál era la situación en la que estaba parado, hubiera protegido mejor a mi familia. Esa parte sí duele”.

A eso, narra, se sumó la violación al debido proceso, la insistencia por quebrantar el espíritu y la estancia en un sitio donde a cada momento te dicen que tu vida corre peligro.

“Podríamos hablar de como violentaron los procesos, se esforzaron por hacerme parecer culpable, por tratar de que se acabara el espíritu de lucha, de romperme. Desde el día 1 en una situación en la que jamás pensaste que ibas a estar, llegas a estar encerrado 24 horas, sin poder salir, diciéndote que tu vida corre peligro, te lo hacen ver los mismos custodios y las autoridades del penal y además te dicen que allí adentro te van a extorsionar, golpear y que tu vida está en peligro. Que estás en manos de ellos y de su protección y por tanto debes entender que te tengan encerrado y vigilado las 24 horas. Entonces no sabes qué pensar porque no estás familiarizado con eso. Si les funciona, reconozco que sabían lo que estaban haciendo, porque después de muchos meses de estar en esa situación llegó un momento en que ya no entendía lo que leía, mi cabeza se perdía, iba a las audiencias y no sabía lo que estaban diciendo. Tomaba los escritos y los leía y no podía pasar de un párrafo porque no entendía. No lo reconozco como un bloqueo mental, pero sentía que estaba muy estresado, algo me estaba pasando porque no podía ser la persona que yo creía que era, no podía reaccionar. Entonces te empiezas a preguntar: ¿este voy a ser toda la vida? ¿así voy a estar siempre? para colmo veía el fin de semana a la familia y me daba cuenta que ellos estaban perseguidos. Es un shock”.

El método utilizado, continúa, daba resultado a la parte acusadora ya que llevaban “buen ritmo” logrando aceptación de culpas, pero se dio cuenta que ese no era su camino.

“De 32 personas detenidas 11 se declararon culpables, llevaban buen ritmo, claro que las receta les funcionó. Cuando me di cuenta que ese no iba a ser mi camino, que mi familia estaba conmigo, que eran los que me permitían mantenerme de pie, me mantuve firme”. El “pico” de tensión, sin embargo, llegó a principios de 2018 cuando lo único que pedía era que lo dejaran dormir con la luz apagada.

“Me detuvieron el 27 de marzo de 2017, la denuncia por tortura la puse el 26 de enero de 2018, pasaron 6 o 7 meses cuando ya no veía la puerta y lo único que pedía era: deja de encerrarme, deja de estarme prendiendo la luz, levantándome en la madrugada para pararme media hora frente a la cámara para que Corral nos viera. No sé con qué intenciones lo hacía, después el mismo personal del Cereso nos comentaba que se juntaban y decía: mira aquí tengo a estos pendejos, póngalos. Supuestamente él lo veía en tiempo real, eso no me consta, pero sí nos lo dijeron en el penal. Me paraban en la madrugada, me tenían parado media hora y después me enteraba que se burlaban de mi mientras echaban cerveza. Era un reality show para  este cuate. Te acostabas, apagabas la luz y luego te decían que la tenías que prender.

Cuando puse la denuncia, finalmente funcionó, el 5 de abril del 2018 fue la primera vez que pude salir de mi celda con actividades programadas”.

Fuente: Diario de Chihuahua.